Skip Global Navigation to Main Content
Skip Breadcrumb Navigation

Recientes hechos de violencia en Venezuela

Declaraciones del Secretario de Estado de los Estados Unidos,
John Kerry
Washington, DC
Febrero 15, 2014

Los Estados Unidos está muy consternado por las crecientes tensiones y violencia en Venezuela. Enviamos nuestras condolencias a las familias de las personas que resultaron muertas por esta trágica violencia.
Estamos particularmente alarmados por reportes de que el gobierno de Venezuela ha arrestado o detenido a decenas de manifestantes anti-gobierno, y ha ordenado la  aprehensión del líder de la oposición Leopoldo López. Estas acciones tienen un efecto perturbador en los derechos de los ciudadanos para expresar su inconformidad en forma pacífica.
Nos unimos al Alto Comisionado de las Naciones Unidas, al Secretario General de la Organización de Estados Americanos, al Alto Representante de la Unión Europea y a otros organismos al rechazar esta violencia sin sentido.
Hacemos un llamado al gobierno venezolano a que facilite el espacio político necesario para un dialogo efectivo con el pueblo venezolano y libere a los manifestantes detenidos. Instamos a todas las partes a trabajar para restaurar la calma y a abstenerse de la violencia.
Las libertades de expresión y reunión pacifica de los ciudadanos son derechos humanos universales. Estas son esenciales para una democracia funcional y el gobierno venezolano tiene la obligación de proteger estas libertades fundamentales y la seguridad de sus ciudadanos.

Los Estados Unidos está muy consternado por las crecientes tensiones y violencia en Venezuela. Enviamos nuestras condolencias a las familias de las personas que resultaron muertas por esta trágica violencia.

Estamos particularmente alarmados por reportes de que el gobierno de Venezuela ha arrestado o detenido a decenas de manifestantes anti-gobierno, y ha ordenado la  aprehensión del líder de la oposición Leopoldo López. Estas acciones tienen un efecto perturbador en los derechos de los ciudadanos para expresar su inconformidad en forma pacífica.

Nos unimos al Alto Comisionado de las Naciones Unidas, al Secretario General de la Organización de Estados Americanos, al Alto Representante de la Unión Europea y a otros organismos al rechazar esta violencia sin sentido.

Hacemos un llamado al gobierno venezolano a que facilite el espacio político necesario para un dialogo efectivo con el pueblo venezolano y libere a los manifestantes detenidos. Instamos a todas las partes a trabajar para restaurar la calma y a abstenerse de la violencia.

Las libertades de expresión y reunión pacifica de los ciudadanos son derechos humanos universales. Estas son esenciales para una democracia funcional y el gobierno venezolano tiene la obligación de proteger estas libertades fundamentales y la seguridad de sus ciudadanos.